BLOG

Es que soy antisocial, es la realidad.

No sé si el término correcto sea calificarme como una persona ‘antisocial’ pero si consideramos que suelo preferir no salir, no ir a reuniones, no ir a fiestas; y en lugar de ello quedarme encerrada en mi casa así sea un sábado a la noche, quizás no estamos tan lejos de la precisión léxica jajaja.

Podría decir que casi toda la vida he sido así. Recuerdo que cuando era chica y me invitaban a algún lugar, o iba con mi mamá, o no iba. No quería ir sola. Cuando iba a alguna fiestita infantil, usualmente la pasaba sola, en un rincón, jugando con los amigos imaginarios que decía que tenía.

Recuerdo que me hicieron una fiesta de cumpleaños, a los 7, en un KFC, y claro, yo estaba encerrada en la piscina de pelotas, sola, y todos los invitados jugando entre ellos.

Llamaban a la dueña del cumpleaños y mandaba a otra niña porque yo no quería jugar.

Así he sido siempre, antisocial. La gente suele estresarme.

Cambió un poco mi forma de ser cuando estuve en la universidad y me rodeaba de mucha, muchísima gente todos los días.

La verdad es que siempre había soñado con tener un grupo de amigos muy muy grande y ser la típica chica popular a la que todo el mundo quiere y tal, pero bueno, eran solo amigos de fiesta finalmente 🤣 La decepción fue muy grande cuando me di cuenta que, en realidad, siempre había estado sola.

No suelo tener muchos amigos, y ahora hasta dudo mucho en llamar ‘amigos’ a la gente con la que suelo relacionarme. Me da hasta miedo considerar amigo a alguien y que luego ya saben lo que pasa: te traicionan, te mienten, te decepcionan, te das contra la pared una y otra vez y parece que no se puede confiar en nadie.

Desde hace varios años, no sé si por decisión consciente o casualidades de la vida, he vivido encerrada en mi casa, sola. Sin conversar con nadie más que por chat algunas veces; y ya saben, que si ‘buenos días, buenas tardes, buenas noches’ con algún vecino o algo por el estilo.

Recién hace unos meses que me he mudado con más personas y tengo un grupo de amigos con el que me veo todos los días es que sí he vuelto a sentir que ‘tengo vida social’. En mucho tiene que ver mi can-hijo Junior, porque si no fuera por él, yo viviría siempre encerrada. Tiendo a encerrarme y no hablar con nadie, es mi forma de ser.

Pero todo pasa, todo cambia y todo mejora. Aunque no me pidan salir siempre, porque no… Prefiero quedarme encerrada en mi casa, así sea un sábado por la noche 😜

One Comment

  • Ruben Alejandro

    Cada uno escoge la manera en que le gustaría vivir. Aveces nos acostumbramos tanto a una manera de vivir, que lo que hicimos antes nos parece nuevo ahora.
    Que bueno que Junior te haya dado la posibilidad de conocer nuevas amistades. Tal vez no hayas encontrado el amigo ideal, pero recuerda que siempre puedes pasar momentos divertidos, asi sea por un corto periodo.
    Yo si te agradezco por darme la oportunidad de conocerte y ser buenos amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *