BLOG

Mi PATÉTICA vida

Mi papá murió cuando tenía yo año y medio. Mi mamá murió cuando tenía yo 09 años.

Desde ese momento he vivido de casa en casa, hasta caer con la familia de mi papá. Supuestamente viviría feliz con mi abuela, mis tíos y mis primos, pero no fue así.

La realidad es que la familia de mi mamá no quería hacerse cargo de mí porque era una mocosa malcriada y caprichosa. La realidad que yo creo, es que NADIE quería hacerse cargo de mí.

Mi mamá fue una persona demasiado buena y le dio de todo a todos, hasta a aquellos que no merecían ni el saludo.

Yo sufrí maltrato psicológico y sexual; me hicieron bullying en el colegio, tuve problemas alimenticios desde muy chica. Siempre fui una mocosa acomplejada e insegura porque mi familia no me quería, aunque claro, ellos van a decir todo lo contrario.

Pero, ¿qué puedo pensar yo si desde que tuve la herencia de mi mamá, todo el mundo se me tiró encima a pedirme plata y favores? ¿Qué puedo pensar yo si presté dinero y jamás me lo devolvieron? ¿Qué puedo pensar si me quieren hacer culpable de los juicios por mi tenencia?

La verdad es que yo nunca quise vivir ni con una familia ni con la otra. Cuando murió mi mamá todos se encargaron de meterme miedo para que inevitablemente acabe viviendo con la familia de mi papá, pero ajá, tampoco es que la familia de mi mamá sea la mejor del mundo, porque aún hay temas pendientes con ellos.

Dejando esto de lado. Viví sola desde los 19 años porque la hermana de mi papá me robó todo y me dejó sola. Yo quería vivir sola, pero no así.

He buscado comida en la basura porque no tenía ni para comprarme un pan. Como lo he dicho muchas veces, he sido adicta a drogas legales e ilegales. He sido adicta a los maltratos, a las relaciones tóxicas, a los abusos disfrazados de favores y amabilidades.

He sido adicta a las faltas de respeto camufladas en cumplidos.

Más de una vez he estado tentada a prostituirme porque necesitaba plata para comer, para fumar, para beber alcohol. No lo hice porque algo en mi interior me dijo ‘por ahí no es el camino’. ¡Pero cuántas veces lo habré pensado!

He estado con todo tipo de chicos, pero en el fondo casi todos iguales: te ven como un objeto sexual, te tratan como idiota, te engañan, te maltratan, te usan, te insultan y no sirven para nada. Ni de pisapapeles.

Cuando vivía con mi mamá estuve acostumbrada a tenerlo todo. Cuando viví con mi abuela estuve acostumbrada a que todo lo hagan por mí. Cuando me vi sola a los 19 años, no sabía qué hacer y me dediqué al alcohol y a la fiesta.

Tuve que aprender a hacer mis cosas sola. Tuve que aprender a trabajar porque no tenía idea de cómo se comía eso. Tuve que aprender a la mala, que la vida no era sentarse y que todo te caiga del cielo. Tuve que aprender a la mala, a que no en todas las personas se puede confiar.

Hasta no hace mucho tiempo yo consideraba que en ambas familias habían personas cagadas y otras no tanto. Rescataba y sacaba de mi ‘generalización’ a algunos primos, pero no. El día de hoy he bloqueado a lo que quedaba de la familia de mi papá. El día de hoy estoy más que segura que yo no tengo familia, y no la tengo porque la que existe es una porquería.

Sigo salvando a 5 personas que, como se dice, son la excepción a la regla, pero de ahí en fuera, para mí todo es más de lo mismo.

Hasta hace poco tiempo creía tener amigos, y a día de hoy sí claro, todos tenemos amigos, pero me di cuenta que quienes estaban a mi lado en ese entonces no eran los mejores.

Hasta hace poco tiempo seguí siendo adicta a muchas cosas y no quería creer que la mayoría de personas a mi alrededor estaban por de más. Pero claro, conforme pasa el tiempo uno reacciona.

Escribo esto no para dar pena, sino porque esta es mi realidad, la realidad quizás de muchas personas que se dan cuenta que la familia no es lo más importante ni lo mejor en la vida. La realidad de quienes se dan cuenta que a veces es ‘mejor sola que mal acompañada’ (y no, no lo digo porque esté realmente sola, ya saben a lo que me refiero).

Esta es, en resumen, mi historia, por si no sabían mucho (o nada) sobre mí. Esta es mi PATÉTICA vida (:

One Comment

  • Ruben Alejandro

    Cierto que suena patetico por todo lo que haz pasado, que seguiras sufriendo, renegando, aveces sonriendo quien sabe. Pero recuerda que todo esto te enseño a ser autosuficiente y una mujer muy fuerte. De eso no me cabe la menor duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *