BLOG

¡Todo pasa!

Hoy vuelvo, después de casi un mes (o algo así), y tengo tantas cosas que quiero escribir, que la cabeza se me hace un remolino de cualquier cosa. Empezaré por el principio 😂 Tuve un tiempo en el cual me dio un super bajón porque muchas de las cosas que había proyectado, planeado y hasta iniciado, no se dieron como yo quería, o como había pensado en un inicio.

Dicen que nadie nace sabiendo, y eso es muy cierto; pero cuando tienes ciertas expectativas y las cosas no te salen bien, algo te tiene que pasar, ¿no? Somos humanos y nos decaemos, se nos va el ánimo y hasta dudamos de nuestra capacidad para lograr lo que nos hemos propuesto.

Luego, se me pasó un poco el decaimiento, la tristeza, la decepción, y estaba iniciando nuevamente con mis cosas y resulta que mi ‘can-hija’ se enferma. Quizás para muchas personas son temas casi sin importancia, pero mis perros son como mis hijos, como digo yo: ‘casi como si los hubiera parido’, y la verdad es que mi alma pende de un hilo cada vez que pasa algo con ellos. Siento que se me va la vida 😪

El tema es que, bueno, estaba con la preocupación y al par de días, falleció un familiar muy cercano. Literalmente, sentí que mi vida iba de mal en peor, como si todo lo malo solo me pasara a mí. Pasó una semana de ello, y mi otro perro, el mayor, empezó a cojear, se puso mal de la panza y de pronto parecía un perrito super viejito 😟 Y como si eso fuera poco, ya tenía planificada la esterilización de mi cachorro y me escribe una persona muy cercana a mí, diciendo que su gatito había fallecido. Pensé: ‘mátenme ahora’.

Actualmente está todo bien, es decir, mi perro el mayor está bastante mejor (tiene 9 años, de ahí mi preocupación), mi cachorro salió perfecto de la operación y ya hasta le quitaron los puntos, mi pequeña canhija también está bien y ya pasó la desgracia. Pero, ajá, a ver si alguien en su sano juicio no se desquiciaría con tanta cosa mala 😵 Dicen que cuando te pasa una, te pasan todas, y juro por lo más sagrado que en verdad pensé que tenía una especie de maldición encima o algo así.

El caso es que ya, pasó todo. Dicho sea de paso, aproveché las vacaciones de mi novio para también descansar un poco la cabeza (que siempre viene bien) y poder empezar con fuerza.

Básicamente tengo que empezar casi de nuevo, había dejado de entrenar, de tomar fotos, de bloguear, ¡puf! Pero siempre se puede retomar las cosas y no pasa nada, el mundo no se acaba y una ya tiene experiencia como para saber qué hacer y qué no, ¿verdad? ¡Pues, eso!

Este post no trata sobre nada en particular jajaja. Solo decir que acá estoy, no me fui. Bueno, me fui, pero volví y todos podemos hacerlo. Irnos, malviajar, volver y girar de nuevo y seguir con la vida. ¡Que todo pasa! 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *