BLOG

Un retrato en negativo

Para nadie es un secreto que la vida no es color de rosa. Todos pasamos por situaciones complicadas, conocemos personas que nos lastiman y así un sin fin de eventos que nos dejan heridas, nos marcan, nos joden, y nos seguirán jodiendo el resto de la vida.

Dicen que las personas fuertes son las que superan, perdonan y casi hasta olvidan todo aquello que les ha hecho daño. Por otro lado, las débiles son las que se quedan con la tristeza, el trauma o qué sé yo, que no son capaces de procesar la situación y salir adelante; ajá, las que se hunden en el hoyo, mejor dicho.

Yo no sé dónde rayos me encontraré, no me considero ni fuerte ni débil, porque hay cosas que claro, uno supera y hace como que no pasó nada, y hay otras que aunque quisiera no me olvido más. Así que no tengo idea.

Pero lo que sí sé, es que no estoy entre las personas que perdonan. Yo no sé perdonar y creo que jamás lo haré. Siempre he dicho que hay cosas que no tienen perdón y me mantengo firme en esa idea. Una cosa es que de casualidad se te caiga ese florero que tanto le gusta a tu mamá (o a tu abuela, o al vecino); y otra cosa muy distinta es que venga Pepito y te mate a toda la familia, sabiendo el daño que te causará.

Ajá, son dos ejemplos un poco extremos, pero es la mejor forma que encuentro de graficar mi idea.

Lo primero lo perdonas porque bueno, fue algo casual, no hubo intención de lastimar a nadie. Pero lo segundo, es decir, una persona sabe que si hace ‘tal cosa’ te va a lastimar, y aun así va y lo hace. Luego con cara de palo va y te pide perdón, o sea, ¿es en serio? Yo no perdono nada.

Tengo una lista enorme de defectos y quizás el más grande que tengo es que no sé perdonar. Vienes y me lastimas, me pides perdón, disculpas, como le quieras llamar; y yo … Pues nada, no te perdono. No soy falsa de decir, ‘oye, está bien, no te preocupes, no pasa nada’ y seguir con la vida muy feliz. ¿Por qué? Porque en cada oportunidad que tenga, voy a echarte en cara la cag*da que me hiciste, porque nunca se me va a olvidar y nunca te voy a perdonar.

Quizás soy muy cruel, muy rencorosa, muy resentida, y sí, lo soy. Todos esos defectos los tengo.

Y también guardo mucho odio dentro de mí. Es otro defecto que tengo.

Y deseo que le vaya muy mal a todas esas personas que van por ahí cag*ndo a la gente que nada les ha hecho.

Y a veces también soy vengativa.

Por ejemplo, el día de ayer le escribí a la mujer de un ex saliente porque el tipo me debe plata desde hace 3 años y jamás me pagó. Entonces fui y le dije, ‘oye, mira, tu marido me debe tanto dinero, que me pague’. Y le envié capturas de pantalla del tipo reconociendo que me debe y tal.

La mujer me responde hecha una bestia que soy una descarada que por haberme tirado al tipo, y con qué cara le vengo a escribir y tal y cual. Y ajá, entonces pensé ‘estos hdp no me van a pagar jamás’, y voy y le respondo, ‘bueno, niña, es que el tipo no solo salió conmigo, sino con toda la bendita empresa. Y hay que ser bien poca mujer para seguir con un tipo que te ha engañado con todo el mundo, porque nadie sabía que el hombre tenía mujer y menos un hijo. Y ajá, felicidades y que te aproveche el marido que tienes porque así como te embarazó a ti, seguro que también a otras más’.

Y me dirán que soy una porquería de persona, pero es que si el tipo no me paga, la mujer se me tira encima solamente por reclamar mi plata; yo no me voy a quedar callada, yo le destruyo la vida. Que se j*da por desgraciado.

Es decir, a todos nos pasan cosas. A todos nos hacen cosas. Unos los superan y siguen adelante; otros lloran eternamente.

Otros tantos, como yo, quizás lo superamos, pero nunca vamos a perdonar.

Y dirán, pero es que si no perdonas es que no lo superaste. Y yo digo que no es así, porque una cosa es pasar la página y seguir con tu vida, y otra cosa es encontrarte con la persona que te jodi* y hacer como que no pasó nada. Yo no sirvo para eso.

Y también me dirán que el no perdonar y odiar tanto y sentir tantas cosas horribles solamente me lastima a mí. ¡Pues, lo sé! Pero es algo que no puedo evitar, por mucho que lo intente y lo siga intentando.

No puedo hacer como que nada pasó, no puedo fingir una sonrisa, no puedo perdonar a nadie. Todos tenemos defectos, y así soy yo, con muchas cosas malas (y buenas también, o sea, no soy un monstruo) 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *